Resultados, residuos y registros: tras las bambalinas del arte

Resultados, residuos y registros: tras las bambalinas del arte

 

En la intersección entre los artistas Joan Carreras, Gerard Torres, Mireia Vilapuig y Laura Lasheras, “Lusesita”, el alumni de ESDi Gorka Plans construyó una narrativa propia, que hila tanto los resultados finales de la creación como los residuos que ésta genera, que nunca llegan a los ojos de los espectadores.

 

El proyecto de Plans, “Afectes: l’arxiu obviat del procés”, fue no sólo el trabajo final del exalumno, perteneciente a la mención Integración Multidisciplinaria, sino también constituyó una exposición que se desarrolló, de forma concomitante, en el Museo de Arte de Sabadell y en la Galería Abbé Pierre, sumando, además, herramientas de documentación que eran, hasta entonces, externas al proceso de los artistas.

 

“Tenía muchas dudas de cómo había que hacer el acercamiento a los artistas”, comentó Plans en el espacio “Som Disseny”, desarrollado en conjunto por Radio Sabadell y ESDi. “Normalmente, cuando trabajan, suele ser algo muy introspectivo, centrado en el proceso creativo”, agrega, señalando, además, las diferencias metodológicas entre los perfiles de los creativos, un pintor, un artista de art collage, un ilustrador y un escultor.

 

“Se pensó en el método etnográfico, pero se temió que mi acercamiento condicionara el trabajo de los artistas o el resultado en sí. Así que se decidió finalmente entregarles ciertas herramientas que pudieran usar de forma paralela a su proceso creativo”. De esta forma, una cámara fotográfica, una caja donde depositar los elementos tangibles del proceso o los residuos y una libreta donde anotar reflexiones o etapas de la creación fueron claves para reflejar las capas que, si bien están insertas en la obra, no relucen en ella.

 

Gorka Plans - Afectes

Gorka Plans – Afectes

 

Según el profesor Eduardo Huerta, quien formó parte del tribunal del trabajo final de Plans, el trabajo del graduado “difiere al enfoque tradicional, que se centra más en el resultado. En este caso, el foco de atención estaba en el proceso del artista, y el hecho de conocer metodologías, en sí mismo, ya da una innovación”.

 

La labor de Plans, asimismo, sigue dos líneas marcadas, tanto de comisariado y de curaduría como de gestión y producción para que la exposición se pudiese realizar. “En estas dos partes yo tenía que cambiar mi máscara. Fue un ejercicio difícil porque era un diálogo conmigo mismo”, identifica Plans, quien también contó con la colaboración de los alumni Miguel Puig, de diseño de interiores, y Gerard Arderius, en diseño gráfico.

 

Si bien el proceso de los artistas era una suerte de reflexión sobre el propio hacer, el de Plans era, finalmente, una humanización de la faena artística: “en el momento en el que enseñas esta parte, lo que haces es humanizar, dar un valor agregado. Normalmente, vas a una exposición, pero surfeas por la estética del artista y te vas a tu casa. En el momento en el que lo pones en un pedestal así, la gente lo puede ver mejor, y lo puede entender mejor”.



X
X