El tejido del universo: las claves de la revolución textil

El tejido del universo: las claves de la revolución textil

Puede no ser evidente desde los estantes y percheros de las tiendas de ropa, pero la expresión “cuarta revolución industrial” ya se ha asentado en los círculos de la moda. A lo largo de los últimos años, la industria textil ha encontrado la forma de sobrevivir los males de las crisis financieras y la deslocalización de la industria, al tiempo que cada vez se condenan más la precariedad de algunos de sus procesos productivos.

En España, por ejemplo, 2016 marcó el primer año desde 2008 en el que se interrumpió la tendencia de destrucción de empresas que marcaba a la industria de forma ininterrumpida, al tiempo que se identifica mayor competitividad y productividad para las empresas, como identifica Modaes.es.

Ante el flujo de diseñadores y CEOs que van y vienen de las diferentes marcas embanderadas con distintas propuestas de innovación, la materia prima se ha convertido en un espacio abierto a la investigación, a la incorporación de nuevos procesos, nuevas texturas y nuevas funcionalidades.

Desde la Universidad de Standford, Estados Unidos, un grupo de investigadores desarrolló una tela hecha con papel film que logra absorber el calor del cuerpo y tiene la potencialidad de minimizar el uso e impacto de los aires acondicionados alrededor del mundo.

Otros científicos, mientras, preocupados por la biodegradación de las prendas en una era de consumo exacerbado, encontraron la forma de integrar semillas, tierra y plantas a las telas, para que se degraden naturalmente y sean responsive a su entorno. Otros tejidos, por su parte, utilizan seda de arañas para lograr una gran elasticidad con menor densidad.

Sin embargo, la innovación textil ha logrado definirse más allá del mundo de la moda, ingresando también en el campo de la salud, a través de telas que fomentan la coagulación y la regeneración de tejido dérmico o la detección de aumentos de temperatura corporal para identificar fiebre en bebés.

Innovación textilEl diseño de productos e interiores también se ha visto implicado en la innovación textil, con tejidos para el aislamiento sonoro y fibras con efectos lumínicos que responden a estímulos táctiles y que pueden mostrarse eficientes para la seguridad de los hogares o para las tiendas, al también poder incorporar sistemas de detección anti-hurto.

Los procesos productivos también han experimentado una serie de cambios que incluso auguraron muchas de las innovaciones potenciadas a través de los tejidos. Sistemas de producción más limpios, que generan menos desperdicios tanto de residuos como de remanentes de material, junto a la automatización de ciertas tareas han marcado la revolución desde la óptica de la maquinaria. Sin embargo, numerosos analistas definen la necesidad de recolectar, categorizar y estudiar los datos generados por estos mismos dispositivos para identificar obstáculos y oportunidades de eficiencia en la cadena de producción, para fomentar aún más la rentabilidad de la industria.

Plataformas como Le Souk, incluso, buscan modernizar otras partes del proceso, al permitirle a proveedores, retailers y diseñadores acceder a un mercado abierto de tejidos que incrementa la eficacia del proceso, y abarata sus costos: para elegir una tela, ya no es necesario visitar ferias internacionales en otros países, ni comprar cantidades exorbitantes para cubrir una necesidad mucho menor, sino que, en un entorno digital, se puede solicitar la tela deseada en las magnitudes requeridas. Los avances, de esta forma, contribuyen con su propio fomento: a más tiempo y procesos menos engorrosos, más profundización de las instancias creativas, más desarrollo de talentos. Más innovación.

 



X
X