El arribo de la joyería al campo de los wearables: De reliquia familiar a tecnología de punta

El arribo de la joyería al campo de los wearables: De reliquia familiar a tecnología de punta

Hasta hace algunas décadas, los accesorios inteligentes pertenecían casi exclusivamente al plano de la ciencia ficción o de los filmes de espías. Sin embargo, más recientemente, la industria de los wearables comenzó a desarrollarse, tomando a los relojes, o smartwatches, como bastión de la innovación.

Con pantallas grandes y correas generalmente de plástico o goma, los smartwatches no demostraron ser para todos los gustos ni para todas las fisionomías, especialmente en el caso de las mujeres, que muchas veces rehuían de estos accesorios por el peso y el tamaño que suponían en sus muñecas.

Sin embargo, el desarrollo cada vez mayor de la joyería creativa ha logrado aliarse al crecimiento de los wearables, llevando la tecnología no solo a los relojes, sino a accesorios tan variados como collares, anillos, aretes y broches, que llevan una vastedad de funcionalidades más propias de ordenadores o móviles al reducido espacio de la muñeca, el dedo o la oreja.

Recibir y realizar llamadas, monitorear ciclos de sueño, niveles de estrés, contabilizar las calorías quemadas, el consumo de agua e, incluso, contactar a la Policía o a sistemas de seguridad en caso de alarma son algunas de las posibilidades que brinda este mercado.

La innovación, no obstante, no solo ha llegado desde lo puramente tecnológico, sino que también se ha dirigido a la incorporación de formas novedosas que alberguen las estructuras necesarias, así como a la adaptación de materiales que hagan a las joyas más resistentes a su entorno.

Si bien antes los wearables se limitaban a una apariencia puramente moderna, ahora han sido ajustados a diferentes estilos, más pertenecientes a la joyería tradicional, incluso con marcas de diseño de ropa como Michael Kors o Kate Spade incorporándolos a su estética. La duda, sin embargo, se plantea: ante la paulatina versatilidad e incorporación de la joyería tech en el día a día, ¿cuál será el lugar de la joyería tradicional, de las reliquias familiares, que no cumplen función más allá de lo afectivo y lo estético?

A pesar de contar con piezas que cada vez más se camuflan con otros tipos de accesorios, este tipo de wearables continúa enfrentándose a la obsolescencia que supone el desarrollo constante del mercado. Asimismo, supone una actitud diferente de los usuarios y los creadores ante los accesorios: en un mundo en el que cada vez más elementos comúnmente inanimados cumplen funciones virtuales y tecnológicas, será la tarea de la joyería creativa hallar formas de colaborar con la innovación, generando piezas sutiles que no griten “techie”,  o de explotar las posibilidades puramente estéticas que le ofrece el arte, viendo en este nuevo horizonte una mayor oportunidad para diversificar formas, volúmenes y materiales.

 

 



X
X