“Design thinking”, la forma de pensar de los diseñadores que se infiltró en la innovación empresarial

“Design thinking”, la forma de pensar de los diseñadores que se infiltró en la innovación empresarial

La innovación no nace espontáneamente de la curiosidad o creatividad de ciertos individuos prolíficos. Para los diseñadores, este es un hecho iluminador que ha acompañado los procesos de creación desde hace décadas. Sin embargo, fue solo a partir de 2008 que una metodología fácilmente identificable y sistematizada se instauró para lidiar con los problemas específicos del diseño.

 

Bautizado “Design Thinking”, este proceso será uno de los pilares del workshop Game Design Thinking, liderado por el diseñador y productor de videojuegos Paolo Gambardella, quien instruirá a los participantes en la utilización del Design Thinking para el desarrollo de proyectos, el prototipado, la evaluación y la captación de oportunidades en el desarrollo de iniciativas videolúdicas.

 

A través de una serie de etapas, el Design Thinking busca ofrecer soluciones a problemas a partir de la empatía, incentivando que el diseñador o creativo asimile la situación, los intereses y las necesidades del cliente o receptor y, así, desarrollar una respuesta apta. La construcción de un punto de vista, el brainstorming de ideas, el prototipado y el testeo son los pasos que se desenvuelven tras una base empática, permitiendo un retorno, en cierto sentido, a un acercamiento más artesanal y colaborativo a la producción, así como un cuestionamiento constante de los prejuicios y presunciones.

 

Pese al éxito que esta metodología ha demostrado en el rubro del diseño y a su aplicabilidad en otras áreas, muchas empresas continúan utilizando métodos de investigación de mercado mayoritariamente centrados en resultados, eficiencias y datos numéricos, sin promover un vínculo empático con los clientes. Otras, no obstante, buscan implementar la innovación a través de este proceso: Deutsche Bank, por ejemplo, motiva a sus trabajadores a utilizar sus servicios y productos para poder comentar las fallas y virtudes del sistema, ubicándose realmente del lado del cliente.

 

IBM, por su parte, cuenta con un laboratorio de innovación llamado IBM Design Thinking, con 30 estudios en los que los trabajadores pueden colaborar. La compañía de seguros MassMutual, en tanto, utilizó el método para procura lograr que personas por debajo de los 40 años compren seguros de vida, mientras que la empresa de software financiero Intuit aplicó el design thinking con un grupo de niños de una escuela estadounidense para enseñarles a romper el ciclo de la pobreza por sí solos.

 

Pese a la utilidad del pensamiento “outside the box”, los humanos desarrollan ciertos patrones de raciocinio y de lógica basados en la repetición a lo largo de su vida, que hacen que la innovación no sea un desafío del todo ágil ni simple. El design thinking, por lo tanto, debe instalarse no solo entre los creativos y freelancers, sino también en el corazón de las empresas que busquen la innovación, promoviendo una estructuración de equipos y un diseño de políticas capaz de, paso a paso, darle respuestas a las demandas de esta metodología.



X
X