fbpx

‘Cohesive Metropolis’, la tendencia cromática SS21 de ESDi Color Lab

intercolor, esdi color lab, tendencias color, SS21

‘Cohesive Metropolis’, la tendencia cromática SS21 de ESDi Color Lab

Cohesive Metropolis” es la nueva propuesta conceptual que ESDi Color Lab, el laboratorio de tendencias cromáticas de ESDi, ha presentado en Intercolor. El congreso internacional del color se ha realizado en Orlando (USA), con ESDi Color Lab como representante de España. La carta de colores presentada para la próxima temporada primavera/verano 2021 aborda la idea de ciudades inteligentes, desde la situación de las urbes españolas en el horizonte 2030.

La necesidad de crear ciudades del futuro capaces de garantizar espacios de bienestar y calidad de los ciudadanos ha hecho que los retos a nivel español se centren en alcanzar en 2030 el máximo de sostenibilidad, innovación tecnológica al servicio de la gestión de las ciudades, búsqueda de la cohesión social, urbanismo y medio ambiente. Así, el planteamiento de ESDi Color Lab recoge los vínculos de los entornos urbanos para el bienestar de las personas. Vínculos entre tecnología e historia, sostenibilidad y progreso económico, urbanismo y movilidad,  planificación y creatividad.

La tendencia cromática para la primavera/verano 2021 de ESDi Color Lab está dividida en cinco cartas de color: essence (esencia), engage (participar), underpin (sustentar), worthwile (útil) y newness (novedad).[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

ESSENCE: Cultural simbiosis, Time Lasting, Heritage, Coexistence spaces

La ciudad como espacio de intercambio cultural que invita a reflexionar en el paso del tiempo y la historia que esconde. España es un país con un interesante patrimonio arquitectónico, fruto del encuentro entre diferentes culturas y civilizaciones. Esto lo convierte en un lugar interesante para visitar, heredero de un importante patrimonio histórico que debe ser valorado, conservado e integrado en el seno de una ciudad que no debe cerrarse a la innovación y el progreso.

Representan este concepto colores tierra y tonos rosáceos, casi piel, que recuerdan la conexión entre ciudad y habitante. Todos ellos presentados a partir de materiales orgánicos para reforzar ese sentido de pertenencia espacio/temporal. La gama cromática también está formada por el blanco roto, verde menta, el azul grisáceo y el marrón, insertados en materias no sintéticas como el papel, los tejidos de algodón y el corcho. Una idea de conexión dominada por las emociones y la historia, entre lo vivido y lo nuevo.

 

ENGAGE: Self management, Participative democracy, Freedom, Data Base

La ciudad del siglo XXI sólo puede entenderse apelando a términos de gobernanza, que permita la gestión de los recursos de la forma más óptima posible. En este sentido, la democracia participativa, en la que los ciudadanos tienen la oportunidad de decidir sobre los aspectos relacionados con su vida cotidiana, se convierte en el modelo político que permite llevar a cabo esta forma de dirección. Las urbes se transforman en una suerte de espacios que requieren de un autogobierno. Éste está basado en el principio de colaboración y solidaridad, capaz de dar respuesta a las dificultades derivadas del desarrollo de las actividades de una sociedad plural, compleja y concentrada.

En esta carta se ha apostado por materiales artificiales, como es el caso del plástico o el metal. Entre ellos se intercalan tejidos de algodón, generando diálogo entre lo natural y lo adquirido, los habitantes y el poder. Así, se mezclan en una situación de diálogo y sintonía que permite el progreso de la ciudad. Esta situación de integración entre poder y ciudadano se recoge también en los colores que representan la tendencia. Viran entre el negro inicial, los diferentes tonos de rosa y verde intercalándose que buscan la armonía con el enérgico amarillo, así como con la calidez de los metalizados. Azules y morados son el contrapunto que representa la sintonía cromática de esta propuesta.

 

UNDERPIN: Designed city, Environment, Citizen logistics, Well known

La coherencia de la ciudad con sus habitantes sólo puede generarse si existe planificación. La urbanización y diseño de sus calles, plazas y parques permite que el ciudadano sienta cómo fluye su actividad. Por esta razón, las ciudades inteligentes del siglo XXI deben planificarse en términos de gestión espacial. Movilidad, transporte público y logística deben ser los aliados de los habitantes, que conviven en un espacio reducido. Además, las ciudades deben ser respetuosas con el medio ambiente y gestionar el tratamiento urbano, la generación de zonas verdes y el control de los residuos.

Esta propuesta de color se construye a partir de tejidos sintéticos, destacando los tonos caldera y los metalizados que recuerdan a las construcciones urbanas. Combinados con los azules denim, los verdes y los granates, ofrecen un marcado toque juvenil y urban. Chocante y provocadora, la combinación pretende simular esa mezcla espacial y social que caracteriza a las ciudades de nuestro entorno.

 

WORTHWHILE: Social cohesion, Efficiency, Energy use, Identity

La urbanidad consiste en la búsqueda de equilibrios para generar espacios en los que los ciudadanos interactúen. Las relaciones humanas requieren de políticas de cohesión social y de espacios en los que se produzcan discursos integradores. Esta circunstancia podemos incluirla dentro del término eficiencia, que implica no sólo el fomento de estas sinergias socioculturales, sino el uso óptimo del espacio, la seguridad urbana y la eficacia en la utilización de los recursos y de la energía que consumimos.

En esta carta de color predominan los colores cálidos y la mezcla de tejidos sintéticos y naturales. Así, la presencia de marrones pálidos y azules permite la sintonía cromática. Una propuesta dominada por los verdes en la que el naranja, con mucha mezcla de marrón, es la nota discordante.

 

NEWNESS: Human resources, Economical reconstruction, Useful technology, Trained city

La concentración de población dentro de las grandes ciudades debe conllevar también una reestructuración económica. Ésta debe permitir la viabilidad social de las urbes y el bienestar de sus habitantes. En este sentido, la innovación tecnológica y la generación de conocimiento son elementos clave en la economía 4.0. Las ciudades del horizonte 2030 deben fomentar la gestión de capital humano preparado para hacerse cargo de los retos económicos. Una apuesta por formar a ciudadanos capacitados para los retos de la nueva economía digital, que vivirán en una ciudad caracterizada por su acceso a la tecnología y a la multiplicidad de canales de comunicación.

La tecnología está presente en la selección cromática, con azules y grises que socialmente representan la innovación e investigación. Mezclados con naranjas, rojos y lilas, ofrecen una mayor calidez tonal a la carta. Los materiales son textiles y muy artificiales, aunque algunos se presenten con aspecto natural. Es sólo una imitación.



X
X